Copos de avena que hacen historia...

Para conocer Kölln hay que viajar hasta un pueblo llamado Elmshorn, cerca de Hamburgo, Alemania, y remontarse hasta 1795. En este año Hans Hinrich Kölln adquirió un pequeño molino impulsado por caballos en el que se producía una sémola gruesa de avena que, al añadirle leche, se convertía en una nutritiva sopa o porridge.
La popularidad de estas gachas de avena se extendió por los alrededores. En 1820 Peter Kölln, el hijo de Hans Hinrich, fundó oficialmente la compañía entrando esta en el registro comercial. En la década de 1870 Kölln puso en marcha un nuevo molino que trajo consigo ideas y sacos de avena.
Más tarde en 1938 Kölln puso la primera piedra de una de las marcas alemanas más conocidas gracias a sus copos de avena suaves.
Además han desarrollado numerosos mueslis con sabores como el de chocolate o arándanos, cereales tradicionales y porridges.
Actualmente la empresa está dirigida por la séptima generación de la familia Kölln y celebra su 200 aniversario en el 2020.